junio 24, 2011

vicios y pintura

   La complejidad de la pintura como forma de expresar un sentimiento es muy volátil, distinta y profunda. En muchos casos, el artista necesita un empujón para concretar su ideal de la pintura perfecta, no siempre la inspiración cumple un papel relevante en brindar desahogo al pintor, desahogo que le conduzca a inducir un estado de conciencia enfocado a pintar con gracia y esmero. En la historia del arte hemos visto sendos casos de pintores que logran un trance espiritual a través del alcohol, justo antes de pintar ingieren altas dosis de licor para fundir la ansiedad y poder conducirla por el amplio espectro de la creación artística, con ésto, logran dar vida a paisajes de ensueño y personajes que escapan de la "estricta realidad".

  Los vicios en el arte son variados dentro de los límites que impone el organismo a su consumo, desde alcohol, tabaco y alucinógenos hasta productos caseros derivados, forman a su vez, cócteles que abren portales a otro horizonte.  Son pocos los artistas que niegan su uso, aún juzgados de consumir éstas sustancias. No lamentamos que el medio artístico se relacione con el uso de alucinógenos puesto que el hombre en su evolución ha buscado conectar con sus dioses desde tiempos inmemoriales, más allá de la felicidad se busca describir un éxtasis, conseguir el ansiado elixir de la vida.
 
  Sin embargo, pensamos, cada artista debe tener un límite en el consumo de alucinógenos y estupefacientes, comprobado está que destruyen a largo plazo la memoria y demás células del organismo, un consumo controlado puede no siempre ayudar a quien se frustre buscando la melancolía artística, bien es sabido que aunque la muerte a todos espera, no hay que llamarla por error cuando no se es precavido.

¡Salud Arte!

junio 12, 2011

arte realista

 El arte de pintar no se traduce en unos cuantos trazos de pincel al azar, comprende un estilo, expresar un sentimiento a través de distintas herramientas; de un sinfín de sentimientos puede brotar una fuente de sabores, colores y texturas. La pintura guarda en sí mucha sinceridad, el artista transmuta sus limitaciones. Abre su mente y se convierte en un animal mitológico, que con destreza destroza su entorno y lo moldea al infinito.
 La sinceridad no implica necesariamente la veracidad de un sentimiento, por que la máscara artística sale a cumplir su función de realce; jugando su travieso papel, el álter ego indica que no se está solo durante la creación de arte y aunque no todos los "herederos de la pintura" usen seudónimo, la mascara no quita calidad.
 La sinceridad no acompaña a pocos cuando se trata de arte sino a muchos. Debemos comprender que vivimos una realidad insensata y poco inocente, donde la sinceridad es valor para algunos; sin embargo, debemos diferenciar la realidad artística de la cotidianidad, donde hay inexactitud y "libre espíritu creador".
En tanto, a mayor sinceridad de la obra mejor se refleja el espectador; los paralelismos en el arte son una belleza es por ello que "La pintura debe ser fiel reflejo de la idiosincrasia del pintor" 

junio 08, 2011

arte temporal y espacial


 El tiempo y el espacio son dos fronteras dispares de la vida artística, cada uno plantea limites al trabajo; si bien son necesarios, ambos deben mantener cierto equilibrio para brindar una notable peculiaridad en el arte plástico. El tiempo permite cuantificar la proporción de horas/hombre dedicadas al oficio de pintar; podemos dar cabida al "tiempo artístico" como la capacidad del artista a mostrar más allá de una barrera temporal, todo su potencial; esto es, adentrarse en un mundo paralelo donde las horas son maleables por los trazos de carboncillo, acuarela u óleo. Muy pocos alcanzan el éxito cruzando la barrera artística temporal o "tabú del tiempo", tal éxito deviene del éxtasis al contemplar una nueva creación.

 El espacio tiene dos variantes, "lo físico", determinado por lo tangible, lo que se ve, se toca, se construye y trastoca, cumpliendo un relevancia estética e histórica influye a modo estricto en la vida del pintor, mostrando la estructura de lo limitado, las barreras palpables que impiden difuminar la realidad, hundirse en el imaginario colectivo. La otra variante espacial es "lo abstracto" determinado por lo intangible a los sentidos, lo que trasciende a la existencia humana, el camino a la fantasía; barreras de irrealidad, incertidumbre que nos retorna al espacio físico. Lo abstracto de lo irreal conduce al artista a un pesimismo existencial, en tanto que permite cuestionar lo concreto y viajar a través de mares profundos y vulnerables a la consciencia.

 Como hemos visto, el tiempo y espacio imponen limites al trabajo artístico, sin embargo son imprescindibles para quien se jacta de crear arte, la maleabilidad de cada uno depende del énfasis en el viaje que cada quien haga a través de la pintura; "pintura de base trasmutada y pasión efímera".

junio 03, 2011

solo pintó


La incomprensión del arte es un fenómeno  a escala mundial, sin embargo la conexión entre el artista y la pintura necesita un entorno donde pueda desarrollar musicalidad del estilo artístico;sí bien el pintor en sí mismo es un fin para el arte, necesita del medio apropiado para llevar a cabo tal fin, la inspiración encuentra al artista dibujando y aquél la recibe en plena sintonía con el ambiente de trabajo.

Hablando de lo propicio del ambiente de trabajo, el artista gusta de la tranquilidad y soledad cuando se da nacimiento a la pintura, por diversos motivos prefiere no distraerse ni la interrupción cuando pinta, salvo de algún regalo de la naturaleza que adorne el entorno, en caso de pintar paisajes.

Cada labor hecha necesita concentración, algo de enfoque para encaminar las ideas y llevar a conclusión lo que empezó con unas simples pinceladas.

En mi caso particular, me gusta el afán pintoresco de pintar en soledad y ¿a tí?