junio 08, 2011

arte temporal y espacial


 El tiempo y el espacio son dos fronteras dispares de la vida artística, cada uno plantea limites al trabajo; si bien son necesarios, ambos deben mantener cierto equilibrio para brindar una notable peculiaridad en el arte plástico. El tiempo permite cuantificar la proporción de horas/hombre dedicadas al oficio de pintar; podemos dar cabida al "tiempo artístico" como la capacidad del artista a mostrar más allá de una barrera temporal, todo su potencial; esto es, adentrarse en un mundo paralelo donde las horas son maleables por los trazos de carboncillo, acuarela u óleo. Muy pocos alcanzan el éxito cruzando la barrera artística temporal o "tabú del tiempo", tal éxito deviene del éxtasis al contemplar una nueva creación.

 El espacio tiene dos variantes, "lo físico", determinado por lo tangible, lo que se ve, se toca, se construye y trastoca, cumpliendo un relevancia estética e histórica influye a modo estricto en la vida del pintor, mostrando la estructura de lo limitado, las barreras palpables que impiden difuminar la realidad, hundirse en el imaginario colectivo. La otra variante espacial es "lo abstracto" determinado por lo intangible a los sentidos, lo que trasciende a la existencia humana, el camino a la fantasía; barreras de irrealidad, incertidumbre que nos retorna al espacio físico. Lo abstracto de lo irreal conduce al artista a un pesimismo existencial, en tanto que permite cuestionar lo concreto y viajar a través de mares profundos y vulnerables a la consciencia.

 Como hemos visto, el tiempo y espacio imponen limites al trabajo artístico, sin embargo son imprescindibles para quien se jacta de crear arte, la maleabilidad de cada uno depende del énfasis en el viaje que cada quien haga a través de la pintura; "pintura de base trasmutada y pasión efímera".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada